october

Conoce al CEO de October España

En nuestra serie «Conoce a los CEOs de October», charlamos con todos nuestros CEOs europeos de October en Francia, Italia, España, Países Bajos y Alemania. En este episodio hablamos con Grégoire de Lestapis, CEO de October España.

 

¿Qué estudiaste y qué experiencia laboral tienes?

Estudié Finanzas Internacionales en París antes de iniciar una carrera de 30 años en el sector bancario. Estuve durante 15 años en Banque Indosuez, un banco de inversión que posteriormente fue adquirido por Credit Agricole y luego, otros 15 años en el banco español BBVA. Estas instituciones me permitieron cambiar de puesto cada tres años, y trabajar en varias ciudades del mundo como Yakarta, Londres, Johannesburgo, Madrid, París, Chicago y Hong Kong. En mi último puesto tuve la oportunidad de conocer a Olivier y Patrick a principios de 2016 y me fascinó su visión. Fue entonces cuando decidí unirme a ellos para transformar la financiación de las pymes gracias a la tecnología.

¿Cuáles son los retos y oportunidades del mercado financiero español?

España es un país compuesto por pymes. Las pymes españolas representan el 99% del total de las empresas del país, y el 70% del empleo y del PIB. La oportunidad de mercado estaba ahí, junto con un entorno difícil para los bancos. De hecho, tras la crisis financiera de 2008, la relación entre las pymes y sus bancos se resintió debido a la restricción del crédito, a algunos errores financieros y a los fuertes mecanismos de venta cruzada. La dependencia de los bancos era enorme, de ahí el resentimiento y la necesidad de la diversificación de las fuentes de financiación.

En España hay bancos muy grandes como BBVA, Santander y CaixaBank, con más de 200 millones de clientes en todo el mundo. En términos de cuota de mercado, las cinco primeras entidades representan el 75% del mercado, frente al 40% de 2008. Como en toda Europa, los bancos españoles se enfrentan a tres factores. Se enfrentan a las sucursales físicas, a unas plataformas tecnológicas menos avanzadas y a una mentalidad más enfocada al producto que a la satisfacción del cliente. El sistema bancario español tiene que lidiar con la digitalización, los bajos márgenes de beneficio, las crisis económicas recurrentes y una normativa cada vez más estricta. Como resultado, los bancos están llevando a cabo medidas que incluyen el cierre de sucursales y la reducción de personal para disminuir eficazmente sus gastos operativos.

Sin embargo, a pesar de 10 años de concentración bancaria y de la reducción de las sucursales en más de un 40%, la densidad de sucursales en España sigue siendo muy grande. El proceso de reducción de sucursales sigue muy presente en 2021 y seguirá en los próximos años. Y esto está provocando que los bancos se centren menos en mejorar su experiencia de cliente.

En el lado de la banca alternativa, los fondos de capital privado y de deuda se están concentrando en grandes transacciones (por encima de los 10 millones de euros) para unos pocos actores, mientras que en la pequeña financiación a corto plazo es solo para unas pocas plataformas. Creemos que podemos hacer un cambio, combinando la oportunidad de financiación alternativa junto con la eficiencia del proceso gracias a la tecnología.

¿Qué tendencias de financiación ves en España en este momento?

En 2020, el mercado se llenó de préstamos concedidos exclusivamente por los bancos con la garantía del Estado. Sin embargo, una gran parte de estos préstamos eran de líneas de crédito a corto plazo y se han transformado meramente en financiación a largo plazo. De ahí la necesidad de liquidez adicional para las pymes. Además, sabemos que en el mundo bancario uno más uno no son dos en términos de exposición al crédito.

Las actuales fusiones en el mercado español tendrán, por tanto, un doble efecto:

  • una contracción de la oferta de crédito que supondrá menos crédito a las pymes,
  • el enfoque en el objetivo de reducir gastos, en lugar de mejorar la experiencia del cliente, por lo que habrá menos innovación y transformación.

Esta situación hace que October sea más relevante para las pymes de hoy y de mañana.

¿En qué se diferencian estas tendencias de las de otros países en los que opera October?

En los últimos 10 años, los bancos españoles han sido capaces de ofrecer un alto nivel de servicio a los clientes particulares gracias a un profundo cambio en los servicios digitales. Los bancos de Europa son probablemente más eficientes y tienen más conocimientos digitales en el segmento enfocado a particulares. La cuestión es cuánto tardarán en ofrecer el mismo nivel de servicio a los segmentos de pymes y empresas, teniendo en cuenta la «tormenta perfecta» que hemos mencionado anteriormente. Los bancos españoles son extremadamente eficientes en su estrategia de venta cruzada generando un «síndrome de Estocolmo» entre las pymes, que siguen siendo conservadoras y bastante sensibles al precio, pasando por alto el coste global de todos los servicios adjuntos como el tiempo y los esfuerzos dedicados a satisfacer las peticiones de los bancos.

El enfoque de la banca española en los particulares provocó que el servicio a las pymes fuera menos eficiente, con procesos de crédito complicados a través de una estructura de gestión de riesgos de varios niveles, que genera frustración y un alto consumo de tiempo para las pymes que buscan financiación. Por ello, creemos que tenemos un papel que desempeñar ofreciéndoles nuestra colaboración con October Connect, nuestra tecnología de neo-lending. Tenemos la intención de asociarnos con los bancos, juntos confiamos en encontrar el camino.

¿Cuál es el objetivo este año en tu país? ¿En qué se va a centrar?

Tenemos un triple objetivo. El primero es lo que llamamos «Fomentar el préstamo estándar de October», una solución de financiación para operaciones de «inversión en el crecimiento» de entre 1 y 2 M€. La crisis está generando oportunidades para que las empresas que se mantienen inviertan en nuevos mercados, inviertan en capacidades de producción o adquieran competidores. Estas operaciones son demasiado pequeñas para las instituciones de capital riesgo, fondos de deuda o banca de inversión y demasiado grandes y difíciles para la red de banca comercial tradicional. Hemos desarrollado una gran experiencia y reputación con nuestros socios en el mercado y participamos en muchas de estas transacciones.

En segundo lugar está el desarrollo de una oferta escalable para operaciones pequeñas de menos de 250.000 euros. Aprovechando nuestros datos y calificaciones de riesgo, mejoramos la experiencia del cliente a través de una aplicación única dedicada a nuestros socios y proporcionamos acceso directo a la plataforma a nuestras empresas. El objetivo es ser capaces de proporcionar una decisión de crédito en cuestión de horas, el famoso «Time to Yes» como mi buen amigo Thorsten Seeger mencionó en su entrevista.

Nuestro tercer objetivo es presentar October Connect, nuestra tecnología de neo-lending para las instituciones financieras, como una solución integrada B2B de extremo a extremo o como una conexión modular a través de API para uno o varios módulos como nuestro modelo de puntuación de riesgo o herramientas antifraude.

¿Qué crees que hace único a October?

October es único en muchos aspectos. Decimos lo que hacemos y hacemos lo que decimos. La transparencia y la reputación son generadoras de confianza, y la confianza es el núcleo del sector de los servicios financieros. La experiencia del cliente aprovecha la tecnología para ofrecer un servicio eficiente y diferenciado a nuestro público.

Me fascina nuestra constante evolución, construyendo nuestra tecnología y desplegando nuestras las alas en cinco países europeos. Empezamos como una plataforma de préstamos tradicional, haciendo un trabajo excelente para nuestros inversores particulares e institucionales de primer nivel, mientras que posteriormente construimos una base de datos y la experiencia para industrializar nuestra oferta para las pymes. Ahora pasamos al siguiente nivel, añadiendo October Connect, la plataforma de neo-lending para instituciones financieras.

En cuanto a los talentos, hemos reunido un equipo increíble a lo largo de 5 países, diverso en cuanto a origen, género y experiencia que se esfuerza por cumplir nuestra misión: apoyar a las empresas simplificando y democratizando su financiación.

¿Qué hace de October una verdadera empresa tecnológica?

En October estamos construyendo algo tangible, gracias al valor añadido de cada miembro del equipo que es totalmente visible, ya que todo el mundo es parte de la construcción y está capacitado para hacer su contribución. La organización actual, en la que tenemos al equipo de CPO interviniendo entre los usuarios y el equipo de CTO con un ciclo de entrega de 3 semanas, es una receta para la innovación e implementación escalable.

Nos centramos en escalar nuestro negocio, para permitir un crecimiento sostenible gracias a la mejora de la tecnología con el objetivo de satisfacer las necesidades explícitas e implícitas de nuestro cliente. Ese enfoque incluye ahora también a los socios bancarios que están interesados en utilizar parte de nuestra tecnología para ofrecer un proceso digital a sus clientes con el fin de mejorar su experiencia mientras controlan los costes operativos.

¿Con qué valor de October te identificas más?

Sin duda con Pensar primero en la experiencia del cliente y Mejorar siempre, estos son mis favoritos a nivel profesional porque es el corazón de lo que hacemos y cómo lo hacemos. Pero Disfrutar del viaje es mi elección personal porque representa mi forma de ir por la vida. Me uní a October porque encontré allí personas excepcionales con una compleja combinación de capacidad visionaria y operativa. Y ahora, 5 años después, me siento orgulloso de formar parte de este equipo tan diverso y de participar en la construcción colectiva de una empresa única aprovechando la tecnología. Ese es el viaje que me mueve cada día, con determinación y emoción.

Por último, ¿puedes contarnos algo sobre tu proyecto más importante?

Echando la vista atrás, el proyecto más memorable fue el primer proyecto financiado por October en España. Rompió el molde de las plataformas de financiación por el tamaño y la duración del préstamo que no se había visto en el mercado español hasta nuestra llegada. Ese fue el resultado del duro trabajo de todos los pioneros del equipo de October para iniciar la expansión internacional, permitiendo las transacciones transfronterizas de los inversores a través de la primera plataforma extranjera aprobada por el regulador español.