logo lendix

se convierte en

logo october
Saber másContinuar en october.eu

Lendix Academy – Episodio 8: El análisis financiero

📐 📏 ¡Los números no mienten! Os contamos cómo leerlos antes de prestar.

En el episodio anterior: en el episodio 7, os explicamos el papel que desempeñan las plataformas y los inversores particulares en la financiación de las empresas. Ahora toca estudiar el análisis financiero y las cifras claves que se usan para calificar las empresas.

Si estás leyendo este artículo, es que eres consciente de la importancia de las cifras 👍: conocer los siguientes aspectos del préstamo (duración, importe, tipo de interés) no es suficiente para decidir si prestar o no. Necesitas saber más sobre la compañía y sus finanzas ya que es la única manera de determinar si dicha empresa reembolsará correctamente, y así, si será rentable para ti financiarla. ¿Cómo hacer esta evaluación? No queda otra, ¡tienes que estudiar sus cifras! 😱

Si no eres financiero, este ejercicio te puede resultar complejo, pero no te preocupes demasiado, para ayudarte están los analistas financieros. Lo más importante para ti es entender los principales ratios y cifras claves. Aunque pueda parecer laborioso, hacer este proceso habitualmente hará que sea cada vez más fácil. Demos la bienvenida a un nuevo personaje, clave en el funcionamiento de las plataformas, que nos apoyará en este ejercicio: el analista de crédito 🕵️.

Empecemos con los conceptos básicos:

💶 La facturación: se trata de los ingresos procedentes de la venta de productos o servicios ofrecidos por la empresa. Por ejemplo, la facturación de Bio Burger en 2016 corresponde a la totalidad de comidas facturadas entre enero de 2016 y diciembre de 2016. Para obtener un préstamo en Lendix, se necesita una facturación mínima de 250 000€.

💰 El EBITDA (Earnings Before Interests, Taxes, Depreciations and Amortisations): es la diferencia entre la facturación y los gastos operativos. Si volvemos a usar el caso de Bio Burger, es la diferencia entre la venta de comidas y los gastos operacionales como la compra de materias primas, el pago de los sueldos, el local… Cuanto más alto el EBITDA, más capacidad tiene la empresa para reembolsar sus deudas e invertir.

💸 La deuda neta: corresponde al total de la deuda financiera externa menos el efectivo de la empresa.

💎 Los fondos propios: los fondos propios representan el capital inicial aportado por los socios al crear la empresa. A finales de año, cuando se asignan los beneficios, el importe no distribuido (en forma de dividendos) aumenta los fondos propios, para que los accionistas vean reflejado el incremento del valor de la empresa. Cuando se hace un análisis crediticio, se comparan los fondos propios con el nivel de deuda neta de la empresa.

Ahora, veamos cómo los datos presentados arriba nos ayudan a analizar la capacidad de reembolso de la compañía:

1️⃣ El ratio deuda/ fondos propios: cuando se quiere calcular ratios para estudiar la estructura financiera de una empresa, se suele usar la deuda neta, es decir, la totalidad de deuda financiera externa de una compañía menos su efectivo. El ratio deuda neta / fondos propios mide el nivel de endeudamiento de una empresa en comparación con sus fondos propios. Da indicaciones de la estructura financiera de la empresa y de su dependencia a la financiación externa.

2️⃣ El ratio deuda neta / EBITDA: este ratio, también llamado apalancamiento financiero indica en cuántos años la empresa puede reembolsar su deuda usando sólo su EBITDA.

3️⃣ El FCCR (Fixed Charge Coverage Ratio): el FCCR, o cálculo de la capacidad de reembolso de una empresa, corresponde a: (rentabilidad operacional –impuesto de sociedades) / (cargos financieros + importe de repago anual de la deuda). Cuánto más elevado sea el FCCR, mayor será el margen de seguridad. Ejemplo: un FCCR de 1,5 significa que la sociedad tiene un colchón de seguridad del 50% respecto a su capacidad de reembolso.

Por último, los siguientes dos elementos son igualmente importantes en el análisis de una empresa:

📥 Deudores: en algunos sectores, como el de B2B, las empresas reciben los pagos de sus clientes sólo después de 60 o 90 días. Es lo que se llama deudores. El servicio o producto se vende en una fecha pero se cobra en otra fecha, más tarde. Si la cuenta deudores es demasiado elevada (con relación a la facturación) o mal anticipada, puede ser un problema para la empresa. Los deudores no deben representar más de la mitad de la facturación.

📤 Proveedores: asimismo, las empresas no pagan a sus proveedores en seguida, sino a 60 días o 90 días. Demasiados proveedores pueden indicar que la empresa tiene problemas de liquidez.

Ya hemos terminado 💪. En el próximo episodio, veremos los demás análisis que lleva a cabo el equipo de Crédito para calificar los proyectos.