logo lendix

se convierte en

logo october
Saber másContinuar en october.eu

Otras alternativas de financiación para las empresas: la deuda no bancaria

El Auditorio de Garrigues acogió el pasado martes 28 de noviembre el desayuno-coloquio de la Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (ASCRI), que agrupa a casi 100 firmas nacionales e internacionales de Venture Capital & Private Equity y más de 50 proveedores de servicios, sobre el tema “Otras alternativas de financiación para las empresas: la deuda no bancaria”. En esta ocasión, la asociación reunió un panel de expertos del sector formado por:

  • Javier Ángulo, banquero en el Banco Europeo de Inversión
    Inversión pública
  • Grégoire de Lestapis, CEO de Lendix España
    Lending marketplace o plataforma de préstamos
  • Daniel Herrero, Socio de Oquendo Capital
    Deuda mezzanine, ie. producto intermediario entre deuda y capital).
  • Luis Felipe Castellanos, Socio de Alantra Private Debt
    Deuda senior, ie. deuda con mayor grado de prelación
  • Carlos Conti, Socio Director de Inveready Technology Investment Group
    Venture debt, ie. préstamos convertibles en acciones

Juan Luis Ramírez, presidente de ASCRI, abrió la mesa redonda haciendo un balance de la situación. Según él, “en España todavía una gran parte de la financiación a largo plazo de las empresas es únicamente bancaria, al contrario de lo que progresivamente está ocurriendo en otros países occidentales con un mercado financiero desarrollado, donde más de la mitad procede de fondos de deuda y de otras alternativas más sofisticadas de financiación”.

En palabras de Javier Angulo, “existe un gap importante desde los 5M€ hasta los 50M€ de financiación, y ahí es donde el BEI canaliza los préstamos”. El BEI, que empezó financiando proyectos innovadores a través de deuda convertible, está ahora explorando otras opciones para apoyar directamente la economía real, como lo demuestra su participación de 18,5M€ en el segundo fondo de Lendix.

Grégoire de Lestapis explica que la colaboración entre la Banca y las nuevas herramientas de financiación como los fondos de deuda o las plataformas de préstamos es “la evolución lógica del servicio al cliente y la vía del futuro”. Facilitar una vía complementaria de financiación al cliente, como Lendix, cuando éste necesita una solución rápida y flexible es más interesante para el banco que arriesgarse a que caiga en manos de un competidor.

Según Luis Felipe Castellanos, la rapidez y la adaptabilidad son elementos claves que posicionan a los fondos de deuda, como Alantra, como alternativa a la banca cuando la empresa no tiene tiempo. Sin embargo, añade que “existe un gran desconocimiento sobre lo que hacemos los fondos de deuda y aún queda mucha labor pedagógica por delante para vencer esas barreras de entrada”.

Como destacado por Carlos Conti, hay países donde estos nuevos modos de financiación se han abierto paso. Por ejemplo ”en EE.UU el 20% de las operaciones de Venture Capital utiliza la fórmula del venture debt como alternativa de financiación. La financiación pública tiene plazos muy largos, y ahí entramos nosotros para inyectar capital en aquellas pymes con necesidades más urgentes”.

En cuanto a Daniel Herrero, afirma que la banca es “el financiador natural y necesario de las compañías; nosotros intervenimos en un momento puntual, somos un invitado temporal. Hoy en día, en España los fondos de deuda ganan cuota de mercado y complementan muy bien a la financiación convencional bancaria”.

Lo que sugiere esto es que las alternativas de financiación para las empresas medianas están ganando terreno, colaborando con la banca en situaciones cuando no puede intervenir. A pesar de ser un poco más costosos que un crédito tradicional, los productos de deuda permiten a la empresas encontrar soluciones financieras rápidas y flexibles, diversificar las fuentes de financiación y tener alternativas de financiación en caso de un bloqueo crediticio.