october

Conoce al CEO y fundador de October: Olivier Goy

Para nuestra serie «Conoce a los CEOs de October», recorrimos Europa con nuestros directores generales, Luuc Mannaerts, CEO de October Países Bajos, Thorsten Seeger, CEO de October Alemania, Grégoire de Lestapis, CEO de October España y Sergio Zocchi, CEO de October Italia.

Para finalizar, vamos a Francia con una entrevista a Olivier Goy, director general y fundador de October. Emprendimiento, financiación y tecnología… Olivier nos habla de su carrera, sus valores y sus ambiciones para el futuro, 7 años después del lanzamiento de October.

Cuéntanos más acerca de tu formación, ¿qué estudiaste y qué experiencia laboral tienes?

Siempre he sido un emprendedor y siempre he trabajado en el sector financiero. Durante mis 21 años emprendiendo he creado 2 empresas, la primera fue 123Investment Manager, un fondo de capital privado dedicado a los inversores privados y la segunda empresa que creé, hace 7 años, se trata de October.

En cuanto a mis estudios, es una etapa que queda muy lejana para mi. Lo único que recuerdo es la enorme influencia que tuvo sobre mí el HEC Montreal Canadá. Durante ese año descubrí dos cosas clave, el capital riesgo e Internet. Aprender todo sobre el capital riesgo e internet influyó bastante en mis dos empresas.

Hace ya 7 años que fundaste October en Francia, ¿puedes explicarnos un poco más sobre el panorama financiero de tu país entonces y actualmente y los retos y oportunidades que esto conlleva?

Hace 7 años fundé October. Y October existe gracias a una nueva ley que abrió una brecha en el monopolio bancario. Justo después de la crisis de 2008, la idea era crear más posibilidades de financiación para los emprendedores. En 2014 hay que recordar que no era tan fácil para los emprendedores conseguir dinero, especialmente de los bancos. Por supuesto, debido a la crisis del Covid-19 esto cambió mucho.

La idea era hacerlo directamente a nivel europeo. Y ahora ya estamos en 5 países. Nuestra misión era crear una empresa con un ADN europeo muy fuerte. Pero cuando empezamos, los 5 países eran similares. Las pymes italianas, neerlandesas o francesas no eran tan diferentes.

Pero lo cierto es que, tras la crisis del Covid-19, el entorno ha cambiado. Por ejemplo, los préstamos con garantía del Estado en Francia e Italia son de muy fácil acceso para las pymes. Sin embargo, es más difícil conseguir un préstamo con garantía del Estado en los Países Bajos, por no hablar de España, donde es aún más complejo. Así que, como empresa de tecnología financiera, acogemos muy bien los préstamos con garantía estatal en Francia, Italia y los Países Bajos, a pesar de no tener en Alemania y España.

En resumen, empezamos con 5 países similares, pero ahora estos 5 países son muy diferentes. Y si lo miras desde una perspectiva empresarial, es bueno no tener todos los huevos en la misma cesta. Estar en diferentes países es bueno, especialmente durante la crisis.

¿Cuál es el objetivo este año para tu país? ¿En qué se va a centrar?

Para Europa, tuvimos un muy buen comienzo en 2021. Vimos un aumento del 70% de los ingresos con respecto a 2020, y un aumento del 50% en comparación con 2019. Es un año muy fuerte en términos de préstamos. Además de eso, no solo estamos vendiendo préstamos, sino que estamos vendiendo nuestra propia tecnología a terceros. Esto es lo que llamamos October Connect. Tenemos un crecimiento muy fuerte en este segmento. Esperábamos un año difícil después del Covid-19, pero, por el contrario, estamos experimentando un crecimiento extraordinario. Un crecimiento inesperado teniendo en cuenta lo que hemos pasado.

¿Con qué valor de October te identificas más?

Sería la transparencia, es decir, «Let the sunshine in«. La transparencia es fácil de decir, pero muy difícil de hacer, sobre todo cuando se atraviesan momentos difíciles. Y lo hemos demostrado varias veces.

Hace unos 5 años, tuvimos nuestro primer fraude y perdimos 500.000 euros en un solo día. Cuando descubres esto y tienes una noticia tan mala, ¿cómo reaccionas? Tuvimos que plantearnos cómo divulgarlo. Y decidimos ser totalmente transparentes. Fue difícil, porque las reacciones de nuestros clientes fueron bastante negativas, y lo entendimos. Pero después de la lucha, recuperamos nuestro dinero, se detuvo al culpable, y eso fue muy valorado por nuestros clientes.

Esto fue al inicio de October. Vivir juntos una experiencia tan difícil fue la clave para el futuro. Por eso me gusta mucho el valor de la transparencia y lo hemos demostrado varias veces durante nuestra trayectoria. Explicar abiertamente al mundo nuestras dificultades. Yo mismo lo he hecho, explicando mi propia enfermedad y explicando por qué estoy luchando contra la ELA.

Cuéntanos algo sobre tu proyecto más memorable

Siempre recordaré el primero, la emoción de poner el primer proyecto online. Además, era un proyecto muy importante, se trataba de Alain Ducasse, el chef más famoso de Francia y uno de los más famosos del mundo. Estábamos muy orgullosos de que solicitara un préstamo en nuestra plataforma, fue un gran momento.

Y como soy un emprendedor, también me gusta el último. El último es el proyecto que hemos desvelado esta semana, la adopción del Banco de Inversión francés (Bpifrance) de la tecnología de October Connect. Un ejemplo del cambio que hicimos de ser una simple empresa de préstamos a una empresa tecnológica. Una vez más, somos un buen inversor porque somos una empresa tecnológica, y somos una buena empresa tecnológica porque somos un buen inversor. No inventamos funciones en las oficinas, sino que inventamos funciones porque estamos prestando a las pymes y esta experiencia concreta nos ayuda a mejorar el producto de October.

Mirando hacia atrás en los 7 años de October, ¿de qué te sientes más orgulloso?

El primer día, nos dimos cuenta de que tres cosas serían la clave del éxito de October, y estoy orgulloso de ver que 7 años después estas tres cosas siguen siendo muy importantes para nosotros. El hecho de que los 3 pilares que elegimos al principio sigan siendo válidos: Europa, la tecnología y una financiación que mezcla inversores institucionales y particulares.

  • El primer pilar es ser un actor europeo; el hecho de haber abierto oficinas en 5 países es clave para nosotros hoy en día.
  • El segundo pilar es no centrarse sólo en los inversores particulares, sino también en los institucionales. Fue una idea desde el primer día y hoy somos capaces de crecer tan rápido como crecemos porque tenemos una mezcla única de inversores particulares e institucionales.
  • El último pilar es hacer de la tecnología y los datos un activo clave. El fuerte enfoque en la tecnología, nos ayudó a lanzar October Connect y nos ayudó hoy a ser un mejor inversor. Fue una inversión enorme, y a veces no muy gratificante, durante los primeros años. Pero ahora estamos donde estamos y ha merecido la pena.

Como todo el mundo sabe en October, eres un apasionado de la fotografía y el fundador de la fundación Photo4Food. ¿Puede hablarnos un poco más de esta fundación?

La fundación photo4food es un proyecto creado por mi mujer y por mí. Es una fundación privada auspiciada por el Institut de France, una sociedad científica francesa que agrupa a las cinco Academias, entre ellas la Académie Française y la Académie des Beaux-Arts. La idea de esta fundación es luchar contra la pobreza, gracias a la venta de fotografías cedidas por artistas muy generosos.

Por otro lado, la fundación intenta organizar exposiciones y eventos para promocionar a sus talentosos fotógrafos. Es un acuerdo que beneficia a todos. Ayudamos a la gente que lucha contra la pobreza y ayudamos a los fotógrafos a compartir su contenido. Hemos obtenido muy buenos resultados y ya hemos entregado cientos de miles de comidas. Por ejemplo, los lunes, miércoles y viernes, la calle cercana a la oficina de October en París se cierra y servimos cientos de comidas al día, durante todo el año, y la fundación paga las comidas y el transporte para recoger los alimentos en el barrio.

Es un trabajo a tiempo completo para mi mujer. Decidió dejar su trabajo como directora financiera para centrarse plenamente en la fundación, es un proyecto familiar.

La fundación trabaja en francés para luchar contra la pobreza en Francia. Cuando quieres luchar contra algo, tienes que estar sobre el terreno. Por desgracia, no podemos luchar a nivel mundial, así que nos centramos en Francia. Pero también gracias al apoyo de fotógrafos internacionales de Canadá, Holanda, Italia o Francia.